Espacio Docente
image_pdfimage_print
docente
Por: José Francisco Comarazamy, docente de la Escuela de Ingeniería Civil

Misión de la educación superior

La educación superior en nuestro país se enfrenta a desafíos y dificultades complejas. Entre éstos figuran la financiación, la igualdad de condiciones de acceso a los estudios, mejor capacitación del personal, la calidad de la enseñanza, la pertinencia de los programas y el establecimiento de acuerdos de cooperación.

 

Siendo el conocimiento la materia prima esencial para el desarrollo de la nación, la educación superior y la investigación forman hoy en día parte fundamental de nuestro desarrollo cultural y socioeconómico.

 

Por ese motivo, nos permitimos señalar, que la educación superior debe emprender una alta transformación y renovación, de forma que pueda enfrentar el papel que hoy día tiene que desempeñar, en el contexto de un mundo sujeto a constantes y rápidos cambios.

 

El Director General de la UNESCO, Profesor Federico Mayor, refiriéndose al proceso de cambio y desarrollo de la educación superior, señala que “en virtud de los nuevos desafíos a que debe hacer frente, tiene que replantearse su cometido y su misión, definir y establecer nuevas prioridades para el futuro”.

 

 Tras una década de estancamiento, la década perdida, nuestro país muestra signos de recuperación económica, a pesar de que más del 50% de nuestras exportaciones deben ser destinadas al servicio de la agobiante deuda externa.

 

Para que la sociedad contemporánea pueda trascender a los problemas ocasionados por una alta polarización distributiva,  violencia, corrupción, irrespeto, falta de moral, en fin crisis de valores, la educación superior debe realizar cambios y asumir dimensiones de moralidad y espiritualidad más firmes.

 

Según la UNESCO, tres son los desarrollos claves de la educación superior, durante el último cuarto del siglo pasado: a) la expansión cuantitativa, b) la diferenciación de las estructuras institucionales de los programas de estudio y c) las restricciones financieras. Así mismo, señala que hay tres aspectos claves que determinan la posición estratégica de la educación superior en la sociedad nuestra: la pertinencia, la calidad y la internacionalización.

 

  1. Expansión cuantitativa. La tasa bruta de escolarización superior ha aumentado. En la composición de la población estudiantil aparecen nuevos grupos de edades, nuevas demandas educativas y la matrícula femenina se ha incrementado notablemente, superando a la masculina en varias disciplinas y en la matrícula total.
  2. Diferenciación de las estructuras institucionales de los programas de estudio. La uniformidad de los programas de estudio de las diferentes carreras, para todas las universidades es uno de los desafíos que tenemos que afrontar.
  3. Restricciones financieras. Se han vuelto perjudiciales para el funcionamiento general de la educación superior, afectando su calidad y dificultando las tareas de investigación. La ley 139-01 establece en su artículo 90, que en el financiamiento de, la educación superior, la ciencia y la tecnología deben participar el estado y el sector privado, correspondiéndole al estado financiar la educación pública y contribuir con el financiamiento de la privada; reconociendo el derecho de la educación superior estatal a una asignación no inferior al 5% del gasto público. Además de esos tres debemos señalar, la multiplicación y diversificación de las instituciones y el incremento del personal docente y de los graduados. En la actualidad funcionan 35 universidades y 5 institutos técnicos de estudios superiores. De las 40 IES, 27 tienen su sede en la ciudad de Santo Domingo, 9 en la región norte, 3 en la región sur y 1 en la región este.

 

En el contexto antes señalado, los puntos claves que se presentan en la educación superior dominicana son la pertinencia, la calidad y la equidad.

Pertinencia. Las funciones de la pertinencia son la docencia, la investigación y la extensión. “Ser pertinente es estar en contacto con las políticas, con el mundo del trabajo, con los demás niveles del sistema educativo, con la cultura y las culturas, con los estudiantes y profesores, con todos, siempre y en todas partes.” Así considera la UNESCO la pertinencia.

 Creemos que la pertinencia de la educación superior dominicana, implica adaptar sus propósitos a las necesidades y limitaciones del entorno nacional.

 Calidad. Existe  una preocupación generalizada en el país sobre la calidad de la educación superior. La falta de calidad es denunciada por la sociedad civil y por el sector productivo. La preocupación por la calidad adquiere singular relevancia en función del papel central del conocimiento en la sociedad actual y de los fenómenos de la globalización y la competitividad internacional.

Equidad. Pese al extraordinario crecimiento cuantitativo de la matrícula, no se ha dado una auténtica democratización en cuanto a las oportunidades de acceso, permanencia y posibilidades de éxito para todos los sectores sociales, en un plano de igualdad y en función de los méritos respectivos, tal como lo proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La tasa de escolaridad en este nivel se sitúa cerca del 20%.

La misión de la educación superior es educar, formar y realizar investigaciones. Amparada en la ley 139-01, la Secretaría de Estado de Ecuación Superior, Ciencia y Tecnología es la responsable de liderar, establecer, desarrollar, regular, evaluar y administrar el sistema nacional de educación superior, ciencia y tecnología para alcanzar estándares de calidad y excelencia que propicien el desarrollo sostenible.

 En apretada síntesis, señalaremos que la misión clave de la educación superior dominicana es contribuir al desarrollo sostenible y al mejoramiento del conjunto de la sociedad mediante:

  1. La formación de diplomados altamente calificados que sean, a la vez, ciudadanos participativos, críticos y responsables.
  2. El impulso del aprendizaje permanente.
  3. La promoción, generación y difusión de conocimientos por medio de la investigación científica y tecnológica.
  4. La capacitación del personal docente.

 

 La educación superior dominicana debe jugar un papel clave para promover la capacidad de innovación, la creatividad y la solidaridad.

 Se necesita una nueva filosofía política, social y económica, que desarrolle nuevos paradigmas que hagan más real la aproximación a la libertad, igualdad y solidaridad entre los hombres. Pero la universidad no debe descuidar sus niveles académicos ni su misión esencial, que es la búsqueda del saber y la verdad.

 


Breve perfil profesional del autor:

Ingeniero Civil egresado de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, en el 1981. Estudió Lengua y Civilización Francesa en La Sorbona, Universidad de París. Presidente de la Compañía Comarazamy & Ariza, Ingenieros Asociados, S.A.

Fue catedrático de la Universidad Central del Este (UCE) y de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU). Publicó el libro “Materiales de Construcción”, texto de esa asignatura en varias universidades. Realizó la maestría en Educación Superior en UNIBE.

22 octubre, 2015

0 responses on "Misión de la educación superior"

Leave a Message

Universidad Iberoamericana - UNIBE Av. Francia No. 129, Gazcue. Santo Domingo. Rep. Dom. Email: info@unibe.edu.do | Tel: (809) 689-4111 | Fax.: (809) 687-9384
X